Una historia con valores

publicado en: Responsabilidad social | 0

Creemos que la transparencia forma parte de las obligaciones de un proyecto empresarial y que nuestra gran cocina es más que una compañía: es varios nombres propios. En concreto, tantos como trabajadores somos.

Por eso queremos contarte eso, quiénes somos. Pero no como se hace normalmente en estos apartados web genéricos sino literalmente: quiénes somos.

Una breve presentación

Salsas y Comidas Preparadas, reconocida en el sector por su nombre comercial, SALYCOP, es una empresa especializada en la elaboración de productos alimentarios de quinta gama, así como salsas y empanados.

Se denomina “quinta gama” a los productos preparados para su consumo y envasados en una atmósfera protectora. Son sometidos previamente a un tratamiento térmico para su conservación. Este tipo de alimentos deben ser regenerados antes de consumirse: es decir, deben calentarse en un microondas o equivalente.

Los productos de quinta gama han tenido un gran auge en los últimos años, multiplicándose las empresas que los ofrecen. SALYCOP se halla entre las pioneras en España.

 

Este es el formato de Salycop para hostelería. Luego te hablaremos de lo que hacemos si no perteneces a este sector.

Quiénes son nuestros clientes

SALYCOP trabaja para lo que en el sector se conoce como canal Horeca; es decir, para la restauración y la hostelería. En los últimos años también se han llevado a cabo algunas experiencias de exportación dentro del marco de la Unión Europea.

La actividad esencial de Salycop se desarrolla en el ámbito de la Comunidad de Madrid, donde prestamos servicio de proximidad a decenas de bares y restaurantes, así como servicios de cátering y comedores colectivos.

Salycop ha sido y es el principal proveedor de grandes cadenas de restauración con presencia en todo el territorio español, como Udon, Ribs, Goiko o 100 Montaditos.

También hemos sido responsables del desarrollo y la comercialización de productos de marca blanca para grandes supermercados de calidad como Sánchez Romero, Carrefour o El Corte Inglés.

En SALYCOP tenemos una amplia carta de cosas ricas y además atendemos a las necesidades específicas de nuestros clientes, creando nuevos productos y cartas sorprendentes.

 

No, no es una azafata desconocida. Es nuestra compañera Eva. Así trabajamos nosotros: conociéndonos.

Nuestra historia

En el año 2000 comienza la andadura de Salycop. Su fundador fue Narciso Barraza, cocinero de profesión que venía de desarrollar estas mismas ideas para La Hogareña y decidió buscar socios para emprender su propia aventura de modo libre y también más ético. De este modo, sus conocimientos y experiencia se sumaron a la aportación de una nave industrial por sus primeros compañeros de viaje y, desde Humanes de Madrid, con más talento que recursos, comenzó a caminar una pequeña empresa familiar por definición, en la que todos sus miembros y algún conocido echaron una mano para sacar adelante los primeros pedidos.

En los inicios, los procesos logísticos y de envasado eran manuales, lo que hacía más tedioso y costoso todo el proceso. Quizá por ello, y por un simple “de dónde venimos”, Salycop entendió enseguida la importancia de los trabajadores que poco a poco, y según las posibilidades económicas, se fueron incorporando al proyecto. Algunos de los trabajadores que formaron parte de esta fundación hace dos décadas siguen siendo hoy miembros de la plantilla, y una parte aún más relevante de la misma se incorporó durante los primeros años. En este recorrido ha tenido especial importancia el trabajo de Francisca Fernández como jefa de Producción pero, sobre todo, como artífice de un equipo que trabaja unido y coordinado para alcanzar la excelencia que ofrecemos a nuestros clientes.

SALYCOP ha apostado siempre por el empleo estable en la medida en que ha sido posible. Es esa estabilidad la que garantiza confianza en un proyecto, implicación y formación. Así, poco a poco, la empresa familiar se ha ido transformando en un amplio equipo; diverso por nuestros orígenes, lenguas e identidades, y respetuoso con todo lo que nos hace diferentes por separado.

En línea con esa filosofía, nuestras instalaciones tienen los elementos de seguridad necesarios para que trabajen personas sordas porque era imposible prescindir de uno de nuestros mejores compañeros. Si el personal de SALYCOP se adapta a las necesidades de su proyecto también es justo que ocurra en dirección inversa.

Es en junio de 2006 cuando se conforma la sociedad actual con la incorporación de Eusebio Nieto, trabajador hasta entonces de Zena, un relevante grupo de restauración en España, para mejorar las relaciones comerciales de la empresa, sumar nuevos clientes y aumentar las expectativas de un proyecto en alza. En la actualidad es quien controla la gestión de compras, siendo la selección de los mejores proveedores una herramienta esencial de una empresa que apuesta por los más altos estándares de calidad en sus resultados y, por ello, en sus materias primas.

Un año después, en 2007, se renovó precisamente el departamento de Calidad. La actual directora de este área, Yolanda Fernández, con formación en Química y Tecnología de los Alimentos y también trabajadora del sector agroalimentario, se convirtió en otro puntal indispensable. Desde entonces, los procesos de control, internos y externos, la implantación y regulación de nuevos procesos de producción y maquinarias y la realización de auditorías para obtener mejores certificados han colocado a SALYCOP como un referente no solo de sus productos sino también de las garantías sanitarias y la más estricta calidad alimentaria.

 

Las fotos que mostramos en toda la web son imágenes reales de nuestros productos, salidos de una bandeja y calentados para ser consumidos. No hace falta idealizar lo que está bueno.

Entre 2009 y 2010 decidimos dar un salto más y empezamos a trabajar en unas nuevas instalaciones, que actualmente ocupamos en el polígono El Lomo de Humanes de Madrid. Una nave industrial diseñada por el propio equipo de SALYCOP para garantizar la capacidad logística, productiva y tecnológica que se espera de una empresa agroalimentaria del siglo XXI. Poco se parecen hoy estas instalaciones a las más rudimentarias donde echó a andar una empresa que ha crecido sumando la experiencia de todos sus miembros en diferentes campos y la capacidad para arriesgar e innovar.

Nuestro trabajo ha sido reconocido con el premio FEDESO, de la Federación de empresarios sur-suroeste de Madrid, y con el premio AFES a la excelencia empresarial, otorgado por la Asociación de Fomento Empresarial del Sur, además de otros numerosos premios que a título personal ha recibido nuestro fundador Narciso Barraza.

Desde su fallecimiento en 2015 la sociedad está formada por sus hijos, Marta Barraza, parte del proyecto desde su comienzo y actual administradora, y Jorge Barraza, responsable de comunicación y marketing; así como Eusebio Nieto, que continúa al frente de la gestión de compras.

Manuel Pavón, por su parte, ha asumido el puesto de jefe de cocina, contando en su equipo con Julio Esteban, parte del proyecto de SALYCOP desde el primer día.

 

Este es Manuel dándolo todo en el último Salón de Gourmets de Ifema, Madrid, en el que Salycop participa desde hace más de una década.

 

Aquí están, por orden, Manuel, Marta, Yolanda y Marina.

En esta época se ha lanzado al mercado la marca Platerío, buscando llegar también al público generalista para cubrir necesidades de la sociedad actual provocadas por la falta de tiempo para cocinar en casa, que inducen al consumo de comida procesada de mala calidad.

Este nuevo paradigma requiere empresas socialmente responsables que velen por el cuidado de sus productos de forma ética, cuidando la proximidad, el producto local y la innovación que revierta en un beneficio colectivo. Esto es lo que hace SALYCOP, ofrecer una alternativa sana, equilibrada y cuidada con cariño para solventar esta demanda.

 

Puedes entrar en nuestra tienda desde este enlace para recibir cosas ricas en casa.

Esta marca se suma a la primera marca comercial para el gran consumo que SALYCOP lanzó en 2013: Tomate&Tal, bajo la que se distribuyen el gazpacho y el salmorejo, dos de los productos estrella de Salycop que se han vendido en supermercados de prestigio como El Gourmet de El Corte Inglés y en la actualidad en los supermercados Sánchez Romero de Madrid.

Desde 2015 todos los productos de SALYCOP cuentan con el sello “M Producto Certificado”, que otorga la Comunidad de Madrid a aquellas empresas que desarrollan su actividad dentro de la región y cumplen con sus estándares de respeto por la calidad, la seguridad, la innovación tecnológica y el respeto por el medio ambiente.

El equipo de SALYCOP sigue creciendo con recientes incorporaciones este mismo 2020, como la de Lucía Ruiz como nueva responsable del equipo comercial, para llegar más lejos en esta incansable transformación del concepto tradicional de la hostelería y la alimentación.

Por SALYCOP han pasado decenas de trabajadores que han crecido profesionalmente y han recibido de esta empresa formación para seguir sus vidas con nosotros, e incluso en algunos casos para impulsar sus propios proyectos dentro de este mismo sector.

Pero también es ética empresarial contarlo todo. En este momento difícil provocado por algo tan inesperado como un virus, una empresa de nuestro tamaño no ha podido soportar todo su peso. Nuestros clientes, los pequeños bares y restaurantes de Madrid y las grandes cadenas de restauración de toda España, están cerrados a la espera de que las calles vuelvan a llenarse y las barras vuelvan a retronar con nuestros gritos y nuestras risas; tan nuestras, tan de aquí.

Ellos también están luchando por resistir y les enviamos toda nuestra fuerza y cariño.

Intentamos, desde esta situación, reinventarnos y poder aportar al beneficio colectivo todo aquello que nos es posible, como la iniciativa de menús solidarios que ha cedido nuestras instalaciones y productos a Makkila para producir y repartir cientos de menús diarios a personas vulnerables que han perdido sus redes de apoyo.

 

Esta es una de las entregas de nuestra iniciativa “Menús solidarios”.

Mientras tanto, parte de nuestras compañeras y compañeros esperan en sus casas a que esas cocinas tengan otra vez trabajo para todos. Queremos agradecérselo porque siempre dan mucho más de lo que piden; porque siempre están cuando todo va bien y cuando no, como ahora. Gracias: por vuestra comprensión de esta situación y porque sabéis que estamos comprometidos con recuperarnos para que nadie se quede fuera.

Trabajar en SALYCOP es duro. Frente a un fogón hace calor y en un congelador hace frío. Esa realidad también es inevitable. Nuestras siglas se hacen con muchas manos y estamos desando que estén todas de vuelta para celebrarlo juntas.

SALYCOP se muestra en sus códigos internos como una empresa socialmente responsable, comprometida con un crecimiento sostenible que garantice el respeto por todos los elementos necesarios en su cadena de producción y distribución. Por ello también participa y seguirá participando en iniciativas solidarias para que comer bien no sea solo un privilegio sino una posibilidad para todo el mundo.

Y para que no solo la comida nos haga iguales.

Resistiremos. Seguiremos.

COMPARTE CON TUS AMIGOS